miércoles, 1 de marzo de 2017

Álbum ilustado y necesidades educativas especiales. Publicaciones de Sallybooks.


 Sallybooks tiene en su catálogo una sección de álbum ilustrado para niños con necesidades educativas especiales. De momento tienen dos libros publicados: El astronauta de Carlos Comendador y Conóceme de Iru Expósito. Son dos libros preciosos, destinados a niños con trastorno del espectro autista.

Me llamó la atención quela editorial guardara un espacio en su catálogo para publicar libros de calidad, con ilustraciones cuidadas y mucho cariño, dedicados a niños con necesidades educativas específicas, como el caso del autismo. Fue una alegría.

Lo que más aprecio de estos dos libros, es que van más allá de lo que ya hay publicado para niños de estas características. Arriesgan tanto en la historia, como en las imágenes, y eso es complicado y valiente cuando tratamos con niños que están acostumbrados a trabajar con historias más simples y recurrentes, y con signos mucho más esquemáticos.

En la web de la editorial encontramos un mensaje claro de aquello que pretenden, creo que dice mucho de ellos: “cada libro tendrá un nombre propio, una personalidad y un trazo único. Nuestro catálogo está compuesto por una selección de obras innovadoras pensadas para satisfacer el interés de un lector con hambre de conocimiento muy exigente y honesto”.

 Este álbum cuenta la historia de Maita que se muda con sus padres a una nueva casa. La protagonista es una niña con Trastorno del Espectro Autista, el título invita a conocer y respetar a los niños que tienen unas necesidades diferentes.

Los libros con pictogramas suelen contar escenas cotidianas y sencillas, en el libro encontramos acciones diarias como viajar en coche, vestirse o mirar fotos, pero también emociones como la soledad o la tristeza. Es una historia completa en un libro pequeño, de tapa dura, con un diseño precioso.

Los niños con Trastorno del Espectro Autista a menudo tienen necesidades educativas específicas y la literatura puede ayudarles a desarrollar.


DATO
El término de Teoría de la Mente (TDM) fue propuesto por Premack y Woodruff (1978) para referirse a las habilidades de explicar, predecir e interpretar la conducta en términos de estados mentales, tales como pensar, creer o imaginar: “habilidad para atribuir estados mentales a sí mismo y a los demás”. Los niños con TEA tienen dificultades para reconocer tanto sus sentimientos como los de los demás. 


  La autora ha apostado por ilustraciones figurativas sin abstracciones, con la intención de que la historia fuera más sintética visualmente, pero sin perder la frescura de unos dibujos simpáticos, coloridos y expresivos. 

Desde la editorial explican que “el libro ha contado con el apoyo desinteresado de Mírame, una asociación de apoyo a familias y personas con Trastorno del Espectro Autista. Su rigurosidad y profesionalidad han dotado a Conóceme del rigor funcional que necesitaba el álbum: ser un libro que pueda ser disfrutado por cualquier persona con autismo y conseguir que, con la obra, los lectores autistas consigan una pronta autonomía lectora y disfruten de una buena historia”.


Este es el primer libro que publicaron en esta colección. Carlos Comendador cuenta la historia de un chico que desea ser astronauta y viajar a las estrellas. Con mucho empeño y trabajo, finalmente lo consigue, pero una vez en el espacio, con la ayuda de un pequeño ser diferente, comprende que echa de menos la tierra.

Es una historia muy tierna, más complicada que la de Iru Expósito, tanto en emociones como estructura narrativa. Por lo tanto más arriesgada y muchas veces muy sugerente en cuanto a formas y colores, ya que en las ilustraciones predomina el contraste entre blanco, azul y el rojo. Podemos ver las estrellas brillar y acompañar al protagonista en su viaje al espacio.

Los niños con TEA pueden desarrollar una sensibilidad especial en los sentidos, sentirse atraídos por los colores vivos y formas sugerentes, a veces un libro como El astronauta puede ayudar a concentrarse en la tarea de la lectura.

 
DATO
Hipersensibilidad sensorial: aquí se incluyen todos y cada uno de los órganos encargados de procesar e integrar la información sensorial, es decir, estamos hablando de los ojos; el oído; el olfato; el gusto; sistema vestibular, que se encarga del movimiento; y el sistema propioceptivo, que se ocupa del posicionamiento del cuerpo. Si se da esta disfunción de integración sensorial (Sensory Integration Disfunction o SID), el niño no percibe los estímulos de un modo normal, como lo harían los neurotípicos, sino como algo muy diferente. Así pues, pueden experimentar esos estímulos como desagradables, confusos o incluso dolorosos.

 
El lenguaje es sencillo y directo, sin dobles sentidos, pero sin dejar de contar un historia que contiene un mensaje claro, de emociones y viajes, de encontrarse a uno mismo.

Utiliza igual que Conóceme el sistema de pictogramas, la editorial explica así su importancia: “conectando mensaje, pictograma y texto en una nueva forma comunicativa capaz de sobrepasar edades o desarrollos cognitivos. Conexiones tales como que jóvenes con TEA (Trastorno del Espectro Autista) sean capaces de enlazar, icono a icono, descubriendo el concepto de cada página y, paso a paso, la idiosincrasia de la obra”.

EXPERIENCIA

Me llevé estos dos álbumes ilustrados al aula del Club de ocio de AFANIAD, Asociación de Familiares con Niños y Adultos con discapacidad de Vall d’Uixó. Leímos los dos libros con un grupo de niños con Trastorno del Espectro Autista, y les gustó. Algunos de los niños saben leer y hablar, otros no, se comunican con pictogramas y leen a través de ellos, con el dedo índice van marcando cada pictograma a medida que se sucede la narración.

Estuvimos un rato mirando las ilustraciones y los pictogramas, estuvieron atentos, tranquilos e interesados. Les llamó la atención los colores vivos y contrastados de El astronauta y la facilidad de lectura de Conóceme.


TRABAJAR EN EL AULA

Como apunte final, quería nombrar algunas actividades que se podrían trabajar con estos dos libros.

-Las historias sociales y conversaciones en forma de viñeta se las debemos a Carol Gray, son tácticas de intervención para personas con Trastorno del Espectro Autista y Síndrome de Asperger, cuyo objetivo es facilitarles la comprensión y el entendimiento de las situaciones sociales. Así pues, el funcionamiento es muy simple, se crea un relato, utilizando material escrito y pictogramas, en el que se refleja la información de la situación social que pretendemos enseñar. La idea es jugar con las posibles situaciones sociales que encontramos en cada historia, por ejemplo en el libro de Iru Expósito hay muchas situaciones cotidianas: vestirse, jugar, mirar fotos, ir a una fiesta, podemos trabajar cada momento ampliándolo, jugando a imitar las acciones o comentando situaciones similares. 

-El guión social es un recurso interactivo para trabajar la anticipación, iniciar, responder y mantener una conversación, pedir ayudar y resolver problemas. Se fundamenta en una descripción muy clara de la secuencia de pasos que se deben realizar en una situación concreta. Los guiones sociales deben prepararse en role play, es decir, a través de la realización de simulaciones de esas situaciones. En este caso podemos jugar a teatralizar cada historia, los niños realizarán una representación de la narración.

-Trabajar las emociones que encontramos en el libro, podemos reconocer y extraer las diferentes emociones de las dos historias, profundizar en ellas a través de juegos con expresiones faciales, y volver a leer la historia, porque las emociones en un contexto narrativo se comprenden mejor. 


¡Gracias Sallybooks! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.