viernes, 30 de noviembre de 2012

Día de las librerías


Hay muchos motivos para comprar en una librería pequeña e independiente:


-Las librerías son espacios culturales, si compras en ellas favoreces la cultura

-Se favorece la diversidad y la libertad de lección

-Apoyas a autores, ilustradores y editores

-Mejoras la economía de la ciudad

-Creas empelo en tu comunidad

-Las librerías son lugares con encanto

-Los libros hablan y los libreros son muy majos

-En las librerías pequeñas los libreros aman a los libros
 
-Para que sigan alegrándonos la vida mucho tiempo más

-Para que siempre existan



Ilustración: Lucía Arnau


¡Feliz día de las librerías!



jueves, 29 de noviembre de 2012

Entrevista David Fernández Sifres


David Fernández Sifres, un escritor que empieza, pero que cuenta ya con dos premios Edelvives: “El faro de la mujer ausente” premio Alandar de literatura juvenil recibido en 2011 y “Un intruso en mi cuaderno” el actual premio Ala Delta 2012.

¿El escritor nace o se hace?
Siempre he dicho que escribir cuesta trabajo, que las historias hay que masticarlas mucho y que, por lo general, las palabras se rebelan, así que, en ese sentido, creo que el escritor se hace. Y se hace leyendo y escribiendo.

Escribir para adultos o escribir para niños, ¿qué diferencias encuentra?
Con los niños se puede tratar prácticamente cualquier tema, pero habrá que cuidar el enfoque, el tono, las palabras. Desde mi punto de vista, por tanto, se puede, pero habrá que “cocinar” el tema para ellos, por razón de su edad, de sus conocimientos, etc. Con los adultos –he escrito mucho relato corto- no hay que tener esa cautela: el enfoque, el tono o el lenguaje los elegirá también el escritor, es obvio, pero sin que uno de los condicionantes sea la edad de los lectores.

¿Es más divertido inventar historias para jóvenes?
Es diferente, pero quizá sí. Cuando eres niño todo vale: un trozo de madera es un coche y un tronco sobre la pradera es un barco pirata. Cuando me siento a escribir me gusta tener esa sensación, la de que todo vale. Y eso es divertido.



Su obra “Un intruso en mi cuaderno” ha sido galardonada con el premio Ala Delta de Edelvives ¿Qué supone ser premiado?
Al margen de la alegría natural (brincos incontrolados, sonrisa perenne y demás), para un escritor novato como yo es una respuesta a una pregunta lanzada meses atrás, al presentar la novela al premio: ¿voy bien por ahí? ¿Sigo? Con el premio te responden: vas bien; sigue.

¿De dónde buscó, surgió, encontró la idea que hizo nacer “Un intruso en mi cuaderno”?
Por primera vez me puse a escribir sin saber cuál era la historia. O más bien, creía que no lo sabía, y fue surgiendo del subconsciente. Lo supe después: plasmé una preocupación de aquel verano y la necesidad que tenía de esperanza. Pero, al principio, solo tenía claro que un niño, al volver del recreo, encontraba una mariposa dibujada en su cuaderno.

Mariano es un niño extraordinario, es imposible no empatizar con él, ¿Cómo construye la personalidad de los protagonistas?
Habitualmente hago fichas con los personajes, pero en esta ocasión surgió de forma natural, acudiendo a recuerdos propios, probablemente comunes a los de cualquier chico; quién no quiso ser astronauta, detective o futbolista, o quién no temió que se rieran de él en clase, o quién no trató de fingir delante de las chicas. Con Mariano se empatiza porque es como cualquiera de nosotros; no es un personaje diseñado.

¿Qué cree que aportan las ilustraciones de Rafael Vivas al texto de “Un intruso en mi cuaderno”?
La historia que se relata, aunque parece sencilla y fluida, es en realidad una historia compleja: pasa de lo detectivesco al drama pasando por el humor. Sin embargo, como digo, la sensación final es de sencillez. Creo que las ilustraciones de Rafa han logrado mimetizarse con ello: son ilustraciones muy trabajadas que consiguen sin embargo el toque de sencillez que acompaña a la historia. Por otro lado, una vez que ves a los personajes sabes que son buena gente y que rebosan ilusión.

La historia de Mariano y su misteriosa dibujante de mariposas se basa en el respeto y en el amor que nace más allá de las primeras apariencias ¿Cree que los libros infantiles y juveniles deben tener cierto contenido didáctico?
Es cierto que los personajes tienen valores, y esos se transmiten al lector, con toda la carga didáctica que ello pueda tener, pero no me atrevo a decir que sea imprescindible. Yo no siempre escribo pensando en ello, pero sí en ocasiones. Con mi anterior novela, El faro de la mujer ausente, juvenil, sí tenía claro que quería transmitir que la guerra existe, que es algo real. Aunque es algo que parece obvio, tengo la sensación de que los jóvenes la han trivializado. Para los que tienen la suerte de no tenerla cerca, la guerra –o la posibilidad de ella- ha dejado de ser real: son solo películas o juegos de ordenador. A mis abuelas se les empañaba la vista si en el telediario aparecían asesinatos, hambrunas u otras tragedias. Nosotros ya no tenemos esa sensibilidad: la de la gente que lo pasó realmente mal.


 
¿En quién piensa cuando escribe, en los lectores quizá?
Es inevitable. Supongo que en alguna entrevista, hace años, pude decir que no lo hacía, pero ahora que visito colegios e institutos y que charlo con los chavales me es difícil no pensar que lo que estoy escribiendo en un momento dado es posible que lleguen a leerlo. Y quiero que les guste, que les atrape la historia y que cuando pasen la última página les quede la sensación de que les ha merecido la pena leer ese libro.

Si tuviera que escribir un decálogo para el escritor LIJ, ¿cuál sería su primer punto?
No para un escritor LIJ, sino para un escritor: ten algo que contar.

¿Qué leía de pequeño?
Me recuerdo sentado en el parqué o en una alfombra roja, junto a una ventana por la que entra el sol, devorando libros de Los Cinco, de Enid Blyton: aventura, amigos, misterio, independencia, acampadas, colchones de brezo y pasteles de carne. Tengo claro que, en gran parte, somos lo que leímos de niños.



¿Nuevos proyectos?
Probablemente el mes próximo comencemos a editar una nueva novela infantil que publicará también Edelvives. Y ando liado con una historia juvenil que voy dejando aparcada cada poco porque se cruzan otros proyectos. Está ambientada en la bohemia parisina de fines del XIX. Es una historia que escribiría igualmente aunque me dijesen que nunca sería publicada (lo que, de hecho, puede ocurrir). Me apetece mucho.

¿Nos recomienda un escritor, un libro y un ilustrador que le gusten especialmente?
Jordi Sierra y Fabra, “Marina”, de Carlos Ruiz Zafón, y Ada García, a la que le tengo un cariño especial porque ilustró mi primera novela infantil: ¡Que viene el diluvio!





viernes, 23 de noviembre de 2012

Un secretocreto!

Foto David Maynar



A principios de octubre el escritor Jorge Gonzalvo estuvo con los alumnos de los centros de educación especial de Atades (Zaragoza) realizando unos talleres de escritura de cuentos. El resultado de este trabajo lo pudimos ver ayer en la presentación del libro “Un secretocreto!”, esta obra recoge seis textos de seis chicos con mucha imaginación acompañados de las ilustraciones de dibujantes aragoneses (Alberto Gamón, Blanca Bk, BernardoVergara, Dani García-Nieto, David Adiego y David Maynar). 

Foto Iván Ordovás

 De un taller de literatura pueden salir ideas, amistades y libros como “Un secretocreto!” escrito por Noelia Gimeno, Daniel Orós, Darío Impolonia, Eduardo Rubira, Andrés Statella y Mario Bosqued. Estos chicos estuvieron con Jorge Gonzalvo adaptando textos clásicos en  los talleres, de manera que con imaginación, mucha simpatía y humor conocemos a Caperucita azul, a la Vaga durmiente, a Apio y Borraja, el secreto de Peter Pan, al violinista que vivía en un pueblo rico y avaro y por último, Noelia Gimeno nos cuenta su versión de Blancanieves a través de un divertido diálogo en “Espejico, espejico”.

Ilustración Blanca Bk

"Un secretocreto!" un libro solidario patrocinado por la Obra Social de Ibercaja y DASA. Se puede adquirir en las oficinas de Atades, en la página http://ikiora.com y en librerías aragonesas. También se podrá adquirir en el rastrillo navideño de Aades en la Plaza de Aragón de Zaragoza los días 29 y 30 de noviembre y 1 y 2 de diciembre. Los beneficios de la venta irán íntegramente destinados a FUNDAT, fundación aragonesa promovida por Atades, dedicada a la tutela y curatela de personas con discapacidad intelectual.

 

“Una de las experiencias más emocionantes y divertidas que he vivido en un taller de escritura. Chavales que tienen mucho que enseñarnos” Jorge Gonzalvo. 


martes, 20 de noviembre de 2012

Claro de luna


Qingyun Huang
Ilustraciones de Peilong Liang
Faktoría K de libros



 “Claro de luna” editado por Faktoría K de libros es una pequeña joyita, es uno de esos álbums ilustrados que quieres colgar en la pared como si fuera un cuadro. Pero es un libro, un libro especial por su formato, por sus ilustraciones y por su contenido.

“Claro de luna” contiene 43 canciones e historias cortas en forma de verso, escritas en chino, traducidas a español y transcritas para facilitar su lectura en la lengua original. Los textos e ilustraciones tendentes al bucolismo narran la vida en el campo de sur de China, fiestas populares y juegos infantiles.

Las alegres canciones encierran metáforas con mensajes vitales. Cada uno de nosotros puede descifrar y ver en cada palabra un significado diferente, nosotros creemos que la tradición y la agricultura son en esta recopilación de versos un mensaje de libertad. 

"Pequeño azadón
suena: ting, tong.

¿Qué es lo que excavas?

Excavo un gran hoyo.

¿Qué es lo que plantas?

Un árbol grande y verde.
Le crecerán las hojas
y se convertirá en un paraguas.

El árbol que planto
te resguardará del sol
y te protegerá del viento."

 Las preciosas ilustraciones con motivos tradicionales utilizan dibujo con tinta china, pero Peilong Liang actualiza el estilo haciendo evolucionar la técnica, así pues, el resultado es un conjunto de gotas de tinta que forman figuras y componen la ilustración final. La denominada técnica de la “tinta derramada”. 


 La traducción corre a cargo de Mónica Ching Hernández, ella abre el libro con una breve explicación de lo que “Claro de luna” significa. Hace referencia al vínculo con lo natural que todos poseemos como seres humanos, a la infancia, al juego cotidiano, y la capacidad de invención y diversión sin necesidad de emplear ningún objeto concreto.  También nos cuenta la difícil adaptación de los textos originales, por sus onomatopeyas, los regionalismos, el lenguaje infantil y la estructura común de cuatro sílabas del idioma chino. 

“Claro de Luna” nos transporta a otro mundo, a una forma diferente de vivir, más armónica, más natural, más vital, a la que deberíamos recurrir más a menudo.
Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.