martes, 13 de marzo de 2012

Entrevista María Pascual

 
María Pascual es doctora en Bellas Artes, ilustradora y directora de arte de Pluviam, empresa de ilustración, multimedia e identidad corporativa. Acaba de publicar con Thule su primer álbum ilustrado titulado “¿Dónde están mis gafas?”.

A veces las mejores historias surgen de cosas rutinarias, ¿Cómo nace la idea de tu álbum, un hombre que busca sus gafas?
El germen brotó en un taller con la ilustradora australiana Sophie Backall en Ilustratour. Ella traía un diccionario de español muy antiguo con frases bastante peregrinas y de su propuesta de trabajar con ellas, a mi me interesó el juego irónico que me sugiró esta pregunta tan sencilla:  “¿Dónde están mis gafas?” 

Siempre he sentido una particular atracción por las sorpresas que se esconden detrás de las cosas más cotidianas y que, si eres capaz de verlas, pueden transformar la rutina en una aventura. El despiste es universal y las gafas, uno de los objetos que perdemos con más facilidad. Es también un guiño cómplice para los niños y esta tendencia de los adultos de buscar desesperadamente cosas que pensamos que hemos perdido y finalmentetenemos delante de nuestras narices, o en este caso, sobre nuestra cocorota.


¿Qué nos puede decir de las ilustraciones? El plano de la casa es genial, lleno de pequeños detalles sorprendentes…
Desde pequeña me han fascinado las pequeñas cosas que parecen contener pistas misteriosas. Me encantaba revisar libros en los que descubrir nuevos mensajes en cada nueva lectura. 

Dedico mucho tiempo a investigar y dar forma a los personajes hasta que realmente conozco cómo son: sus gustos, sus manías, su historia más allá del fragmento que se cuenta en el libro… Cada pequeño detalle está muy pensado y define a Camilo Bolognato, el despistado personaje, y su mundo un tanto loco y surrealista. 

El lector sabe desde la primera página que las gafas están en la cabeza de Camilo, así que precisamente se trata de encontrar todos esos detalles que se esconden en su casa: el pingüino en el frigorífico, el pulpo en la bañera, su afición por las estrellas y por tocar la trompa…


¿Se había propuesto crear antes un álbum ilustrado totalmente suyo?
En las libretas que siempre me acompañan guardo dibujos e historias. Aunque es el primer libro en el que abordo el concepto (narrativo/argumental) y las imágenes, siempre me había atraído este reto.

Lo que me apasiona de verdad es crear un verdadero diálogo entre las ilustraciones y los contenidos, del mismo modo en que una conversación se nutre de la información que transmite el rostro y las manos del interlocutor, por lo que tener la posibilidad de conducir ambas experiencias desde su germen, hace el viaje aún más apasionante.

¿Cómo ha sido el proceso de creación?
El detonante es la idea, una historia que contar. Despues, como comentaba anteriormente, necesito dedicar mucho tiempo a la parte de análisis y búsqueda de la historia y sus componentes. Tengo carpetas llenas de referencias para cada página, cada detalle y cada situación. Necesito tener el concepto general del libro totalmente claro para luego poder dedicarme a las ilustraciones finales. 

Primero surge la idea clave que da sentido a la historia y, a raíz de ahí, voy investigando los personajes, su entorno, hasta ir secuenciando y completando el story board. En ese punto, continúo completando los detalles que me faltan y reviso la historia hasta que tengo todo lo suficientemente claro como para explorar la técnica más adecuada con la que definir los personajes y comenzar las ilustraciones definitivas. Para cada ilustración, tengo en cuenta todas las demás y voy revisando información hasta que todas las piezas encajan en el puzle.


Además de ilustrar, ¿a qué dedica su tiempo?
Miguel Hernández y yo formamos Pluviam, un estudio de diseño gráfico en el que hacemos identidad corporativa, animación, diseño web y, por supuesto, ilustración. Además estamos muy ilusionados al formar parte de Lo Creas o No (http://www.locreasono.com), un colectivo de emprendedores que creemos en la necesidad de compartir ideas y conocimiento a través de actividades destinadas a mejorar nuestra formación y la de otros profesionales. Os animamos a conocer los Love Mondays, unas charlas que pretendemos que sean eminentemente prácticas y que organizamos una vez al mes. El poco tiempo que me queda libre, trato de acumularlo para ir a exposiciones, al cine o airearme por el campo acompañada de mi puñadito de gente imprescindible.

¿Es necesario el dominio de la técnica para ser un buen ilustrador?
Después de haber estudiado Bellas Artes y haber dedicado muchas horas al dibujo y a la exploración de diversas técnicas , en mi caso la posibilidad que me ha aportado el conocer todos esos matices, me ofrece herramientas de expresión que ayudan a enriquecer mi trabajo. 

Sin embargo, lo verdaderamente importante es tener la capacidad de emocionar y conseguir un lenguaje propio, especial y diferenciador. A lo largo de mi experiencia, he visto trabajos verdaderamente interesantes y con mucha fuerza de gente que carecían de técnica, gente con mucha técnica pero frialdad comunicativa, y gente con técnica que me han dejado con la boca abierta. Pienso que como un buen músico, conocer las notas ayuda a que luego puedas dominar las herramientas necesarias para componer tu propia melodía y cuánto más amplio es el abanico, más matices puede tener tu composición.


¿Nos define el concepto de álbum ilustrado?
El álbum ilustrado es un libro preferiblemente compuesto por  de 32 páginas y enfocado al mundo infantil en el que se combinan palabras e imágenes que sólo tienen sentido al enlazarse de manera conjunta. Por esta razón, “¿Dónde están mis gafas?”,al ser una historia sin texto no es propiamente un álbum ilustrado.

¿Qué leía de pequeña? ¿y ahora?
Siempre he sentido una gran atracción por la lectura y, entre muchos otros libros, me fascinaban los de Roald Dahl, su sentido del humor y la forma de unir fantasía y ficción. “La maravillosa medicina de Jorge”, “El superzorro”, “Charlie y la fabrica de chocolate”, “Matilda”… Esa línea de contagio que descubrí en estos y muchos libros como “Konrad o el niño que salió de una lata de conservas”, sigue interesándome ahora. Quizás por eso me enganché en la adolescencia al realismo mágico y ahora sigo disfrutando de todos ellos releyéndolos mientras descubro nuevas lecturas. Elegir es una de las cosas que más difíciles me resultan y tratándose de libros, un imposible, pero haré un esfuerzo y además de los ya subrayados,  anoto “Elogio de la sombra”, de Tanizaki y los libros de Almudena Grandes “Atlas de geografía humana” o ”El corazón helado”.


¿Le gustaría ilustrar algún texto en particular?
Pinocho, Relatos de Edgar Allan Poe, cuentos cortos de otras culturas…

Acaba de salir su primer libro, pero ¿tiene algún nuevo proyecto que nos pueda contar?
Si, estoy muy ilusionada con el nuevo proyecto en el que llevo ya casi un año trabajando y con el que sigo inmersa. 

Es un álbum ilustrado que estoy trabajando con Lara Meana, que es de quien partió la idea y es un libro bilingüe en inglés y español que recorre las rutinas diarias de dos niños de raíces diferentes que comparten pared en edificios contiguos, a través de sus “animales de compañía” y las onomatopeyas de estos animales.

Además, tengo un proyecto más personal en el que estoy deseando ponerme a trabajar. Lleva años en mi cabeza y ahora mismo está luchando por salir fuera de ella… es un cuento autobiográfico centrado en el ámbito familiar en el que me gustaría reflejar cómo a todos en la vida nos tocan cartas buenas y otras no tan buenas y que un arma poderosa para afrontar las malas es el sentido del humor.

¿Quiere recomendar un cuento, ilustrador o escritor al elefante?

 

jueves, 8 de marzo de 2012

Día de la Mujer

http://monicarretero.blogspot.com/
Numerosas libreras son mujeres, lo mismo pasa con las editoras que son muchas y muy buenas, también muchísimas escritoras y grandes ilustradoras.

No se trata de hacer comparaciones, ni de poner sexos en una balanza. Sino de seguir haciendo, con total libertad, sin que nadie impida nada a nadie.

Todas las mujeres trabajan, felicidades a todas. Hay mucho por hacer. Lo dice la elefanta lectora.
Gracias a Momo por la ilustracion de una mujer libre. 
Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.